Mujeres Árbol - QMS Comunicación
52404
post-template-default,single,single-post,postid-52404,single-format-standard,qode-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,capri-ver-2.2, vertical_menu_with_scroll,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

Mujeres Árbol

Hoy es un día como cualquier otro para recordar que la historia es un relato. Un cuento que nos repetimos desde nuestra experiencia que cuenta una parcela de la realidad, de nuestra realidad. No obstante en ocasiones hay ideas incómodas que cuesta verbalizar, que son violentas, que resultan desagradables y es en esos momentos en los que el arte se impone como vehículo de la información.

 

 

En la imagen el mural “Mujeres árbol” de Raquel Riba Rossy en el barrio de La Latina, Madrid (c/Sierpe con c/Humilladero). Un mural de “memoria y reparación dedicado a las mujeres que han sufrido violencia machista” y, lo más importante,  realizado por ellas mismas. La idea, como reconoce la propia Raquel,  ilustradora del comic Lola Vendetta, fue la de crear un monumento a  partir de la violencia pero encaminado al crecimiento, a la evolución. Contra la desprotección de la mujer, sororidad, y esto es lo que representa el  árbol: red, confianza, acogida, escucha, acompañamiento. El espacio cedido por el ayuntamiento de la capital, se presenta como homenaje a las víctimas, como recuerdo de que la violencia machista existe, destruye y aún incluso mata.

Para Raquel el tema no es nuevo, hasta este año la ilustradora nos contaba las aventuras de su alter ego Lola Vendetta, que luchaba katana en mano contra la discriminación de la mujer. Lola trató temas incómodos como son el amor romántico, el tabú de la menstruación, la maternidad, la violencia machista… Siempre desde la ironía, desde la crítica e incluso desde la rabia (aquí una foto de Lola con su media naranja).

A sus 29 años la artista reconoce haber encontrado otras maneras de canalizar su frustración por el tema. Lola Vendetta quedará aparcada por un tiempo y viene Lola Bendita, o simplemente Raquel, redescubriéndose y llenando espacios ya sea en Madrid con su mural, como en Barcelona, su ciudad natal, donde también ha realizado talleres y cursos de feminismo, mujeres maltratadas…



Lo interesante de todo esto no es tanto Raquel como su proyecto de vida. A través de su taller virtual  (también conocido como perfil de Instagram) @lola.vendetta, la ilustradora nos presenta un relato, un relato que ya existía pero que no se había consolidado como historia. Y así, de a pocos, se va construyendo nuestra realidad.

No Comments

Post a Comment