Girls just wanna have fun… and they work hard - QMS Comunicación
52123
post-template-default,single,single-post,postid-52123,single-format-standard,qode-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,capri-ver-2.2, vertical_menu_with_scroll,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

Girls just wanna have fun… and they work hard

Ante la pregunta recurrente de por qué en QMS no hay chicos, siempre he utilizado el guiño logístico-pragmático de que en su momento solo había un baño en la oficina y no era cuestión de compartir.

 

La verdad es que este equipo, exclusivamente de mujeres, no se ha formado con premeditación y alevosía. Ha ido ocurriendo de forma natural, sin forzarlo ni medirlo. Eligiendo a los mejores, que en este caso han resultado ser mujeres, que, no solo se divierten, que lo hacemos, y mucho, sino que además, hemos conseguido hacerlo trabajando!

 

En unos tiempos como estos donde la empoderación femenina ha tomado una relevancia tan necesaria como excesiva, veo con total normalidad que aquí todas seamos grandes profesionales, aunque no nos llamen profesionalas. Que hemos hecho hueco a la diversidad, aunque a la masculina la tenemos como asignatura pendiente… Y lo sepamos! Y que la conciliación no está reñida con el trabajo bien hecho y la involucración necesaria para que el éxito sea el gran aliado.

 

Siempre he vivido rodeada de mujeres, liderada por una abuela a la que le hubiera entusiasmado ser mecánico y una madre que vivió 40 años felizmente enamorada de  un marido quince años menor. Por lo que el feminismo  siempre ha estado en mi ADN. He vivido en primera persona la lucha contra prejuicios e injusticias pero sin que se olvidara la feminidad y siempre reforzando esos puntos que, por el hecho de ser mujeres  nos hacen singulares, excepcionales y diferentes a los hombres.

 

A lo largo de mi carrera, nunca ha sido un impedimento ser mujer, más bien diría que todo lo contrario. He tenido la suerte de estar rodeada de jefes que valoraban, ante todo y sobretodo la capacidad de cada uno, y no negaré que tal vez, al igual que ahora, haya habido en algún momento en el que “prestaba” tener una mujer en el equipo, y yo estaba en el sitio adecuado, en el momento correcto.

 

También es cierto que nunca me he ofendido porque me cedieran el paso o de vez en cuando fuera yo la que pusiera el café.

 

Siempre he tenido claras mis prioridades, algunas veces han sido laborales, y otras personales, y siempre he tenido a un hombre, mi marido, apoyándome para que optará por lo que yo consideraba mejor en cada momento. Pero sobre todo he tenido claro el no querer ser igual a nadie, ni hombre ni mujer.  Aunque… girls just wanna have fun, y eso me gusta mucho.

 

https://www.youtube.com/watch?v=PIb6AZdTr-A

1 Comment
  • Natalia Padrón
    Responder

    Pensamiento positivo y constructivo. Gracias

    15 agosto 2018 at 21:33

Post a Comment