¿CÓMO SOBREVIVIR A UN VERANO SIN (CASI) VACACIONES? - QMS Comunicación
52189
post-template-default,single,single-post,postid-52189,single-format-standard,qode-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,capri-ver-2.2, vertical_menu_with_scroll,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

¿CÓMO SOBREVIVIR A UN VERANO SIN (CASI) VACACIONES?

VERANO. Cinco letras y un pensamiento: VACACIONES. Igual estos consejos llegan un poco tarde u os parecen inútiles porque para vosotros las dos V son imprescindibles, pero no se sabe nunca cuando te puedes ver pasando el periodo estival dentro de una oficina.

 

Este ha sido mi primer verano sin (casi) vacaciones en Madrid y he de decir que, pese a no haber podido poner modo on al holiday mood al 100%, tampoco ha sido la peor experiencia de mi vida. ¡Qué viva la positividad!

 

1. Tener una oficina molona

Y cuando digo oficina me refiero al conjunto de espacio y personas que llenan este espacio. Es verdad que, seguramente, la mitad de tu oficina esté por ahí disfrutando de sus vacaciones, pero habrá otra mitad que esté esperando las suyas o ya las haya pasado y esté todavía en modo verano. Y, ¿qué mejor que entrar a trabajar todos los días con una frase motivadora.

2. Disfrutar de la tranquilidad en la oficina

Los que os habéis estirado de los pelos al leer el titular del post sois los mismos que habéis estado tirados en la playa, viajando a cualquier paraíso o visitando el Vaticano a 40 grados. Durante julio y agosto la mayoría de los trabajadores cogen sus vacaciones lo que implica menos compañeros, pero también menos clientes y más tiempo para hacer tareas que con el estrés del día a día dejamos aparcadas. Eso, unido a la jornada intensiva, es el mantra de los que nos toca trabajar en verano.

 

3.(Re)Descubrir Madrid

Es comúnmente sabido que Madrid en verano se vacía. Los madrileños de adopción, como yo, vuelven a sus lares de origen a pasar las vacaciones y los que no matan por un hueco para la toalla los casi 6.000 km de costa de la geografía española. La jornada intensiva es una vez más tu aliada en este “castigo”. Haz miles de planes durante las tardes y noches de verano.

 

4.Escaparse los findes a cualquier rincón

Los cinco días laborables pasarán volando si organizas una escapada para el fin de semana. Teniendo un plan establecido para el siguiente fin de semana entrarás el lunes a trabajar y cuando te des cuenta ya será jueves y tendrás que hacer la maleta. Además, al tener solo dos días tu cuerpo exprimirá al máximo el tiempo ¿será por eso que este verano es el que más morena me he puesto?

 

5. Ser positiva/o

Al final el estado de ánimo depende de uno mismo. Todas las situaciones tienen sus ventajas y algún que otro pero… Solo siendo capaz de quedarte con la parte buena de todas ellas y poner empeño en ser feliz lo consigues.

 

By Paula Llácer

 

No Comments

Post a Comment